Guanajuato

Propone morena despedir acosadores de mujeres en el ámbito laboral: Magdalena Rosales Cruz

Guanajuato, Guanajuato.- La diputada María Magdalena Rosales Cruz, integrante del grupo parlamentario de morena  en la LXIV Legislatura del Congreso del Estado de Guanajuato,  comentó que  la presente iniciativa tiene por objeto crear la causal de rescisión de la relación de trabajo en el ámbito local por acoso y hostigamiento sexual, para de esta forma contribuir a la erradicación de una conducta que atenta contra la dignidad de las personas, sobre todo contra la libertad de trabajo de las mujeres.

Asimismo, en el supuesto de la rescisión de la relación de trabajo sin responsabilidad para el trabajador, se propone eliminar la condición de que tales actos tengan que ser graves o que hagan imposible el cumplimento de la relación de trabajo, en virtud de que tales actos como la violencia, acoso u hostigamiento deben considerarse graves en sí mismos.

Dijo que la definición del Protocolo para la Prevención, Atención y Sanción del Hostigamiento y Acoso Sexual en México agrega los siguientes elementos: se considera una forma de violencia que conlleva un ejercicio abusivo de poder, aunque no haya subordinación de la víctima; coloca a la víctima en un estado de indefensión o de riesgo; y se concreta en uno o varios eventos.

El hostigamiento sexual es un problema social que afecta principalmente a las mujeres y es una conducta que se ejerce generalmente desde una posición de poder, en donde el sujeto pasivo se encuentra en una situación de alta vulnerabilidad respecto al superior.

Este tipo de acoso sexual laboral es considerado el más grave –que el ejercido entre compañeros-, puesto que es vertical y el acosador se aprovecha de una doble posición de ventaja: la que le proporciona ser el jefe y su ventaja de género.

Dijo que, el problema tiene relación directa con los roles que se atribuyen a los hombres y a las mujeres en la vida social y económica y que afecta directa o indirectamente a la situación de las mujeres en el mercado laboral, pues en épocas anteriores no se permitía a las mujeres ingresar a la vida productiva, y hoy en día, aunque ya no existe ese impedimento, persisten conductas que no les permite a las mujeres desempeñar sus actividades de manera libre.

Menciono la diputada que, el acoso sexual laboral se da en un contexto de violencia de género. Se puede decir que también se producen otros actos discriminatorios contra las mujeres como las diferencias de salarios, el reparto de tareas por género, entre otros. A éstos se asocian el acoso psicológico o moral, así como abusos de tipo racista y homofóbicos.

Agrego “si bien los hombres también sufren casos de acoso sexual en sus espacios de trabajo, la realidad es que son las mujeres las que mayormente sufren este tipo de agresión”,

En el estado de Guanajuato, en los últimos años el acoso y hostigamiento se han puesto en el centro de las discusiones sobre todo por el impulso que le han dado las estudiantes de la máxima casa de estudios (Universidad de Guanajuato)  y de otros centros educativos, en respuesta a los agravios que han sufrido muchas de ellas y que recientemente han sido denunciados.

No obstante, “la falta de confianza en el actuar de las autoridades abona en un sentido negativo a la cultura de denuncia, ya que el acoso y el hostigamiento en el espacio público son recurrentes y las cifras registradas van al alza”.

Nos compartió que, Según datos del Banco Estatal de Datos e Información sobre casos de violencia contra las Mujeres, la Institución de Procuración de Justicia, en el año 2019 el estado de Guanajuato registró un total de 95 casos de acoso y 14 de hostigamiento.

De igual manera, de acuerdo a datos del Secretariado Nacional de Seguridad Pública, de enero a julio de 2019 el estado reportó 413 llamadas con fines de reportar incidentes y emergencias con motivo de acoso y hostigamiento, posicionando al estado en el tercer lugar con más llamadas con estos fines.

Dijo que, el problema no es menor, sobre todo porque como es por todos conocido, el acoso y el hostigamiento es uno de los primeros tipos de violencia que sufren las mujeres y que desencadenan violencias mucho más graves y con consecuencias más lamentables, por lo que si se logra frenar la violencia desde sus primeras manifestaciones se podrían evitar desgracias a largo plazo.

El cambio tiene que ser de raíz, dijo la diputada, pues si bien se han hechos modificaciones en el andamiaje jurídico vigente, en los centros laborales y educativos persisten estructuras con ambientes hostiles de poder que generan violencia no explícita, donde la mujer prefiere renunciar o darse de baja sin denunciar porque se sigue dudando si lo que dice que vivió es cierto.

Dentro de la Legislación Federal, desde 2007 el acoso y hostigamiento sexual son reconocidos como figuras jurídicas gracias a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia; así mismo el hostigamiento sexual está tipificado en el Código Penal Federal desde principios de 1991. De igual manera existen otras leyes que protegen la libertad, el desarrollo psico-sexual, el libre desarrollo de la personalidad y la dignidad de las personas.

También comento que, en el ámbito laboral federal existen disposiciones específicas de protección a trabajadoras y trabajadores, tales como la causal de rescisión de la relación laboral por hostigamiento y acoso establecidas en los artículos 47 y 51 de la ley federal del trabajo.

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in:Guanajuato